Mindfulness

El funcionamiento de nuestra atención

fgpsicologia-mindfulness-atencion-plena¿Cuántas cosas hacemos a lo largo del día en lo que podríamos llamar “modo automático”?: calentar el desayuno, ducharnos, cerrar la puerta de casa, conducir, etc. ¿Cuántas veces hemos intentado recordar si hemos apagado las luces antes de irnos, si hemos cerrado bien la puerta de casa o las puertas del coche, etc.? ¿Cuántas veces nos decimos algo así como: “seguro que sí lo he hecho aunque no me acuerde, es automático, lo hago todos los días…” y pasamos a otra cosa?

Afortunadamente para nuestro cerebro a lo largo del día economizamos mucha energía al realizar este tipo de tareas sin prestarles demasiada atención: conducimos mientras pensamos en otras cosas, anticipamos y casi recreamos conversaciones como si las estuviésemos teniendo en ese momento o incluso resolvemos algún tipo de problema que nos preocupa mientras cambiamos de marcha y tomamos desvíos, de forma casi inconsciente.

Este “modo automático” necesario para nuestro funcionamiento en el día a día tiene una contrapartida y es que puede llegar a convertirse en nuestro modo prioritario de funcionamiento general. Esto hace que progresivamente perdamos nuestra disposición para descubrir los detalles de cada momento disminuyendo la capacidad para vivir cada experiencia en el momento en que ocurre, ya que nuestra mente está siempre centrada en otro momento o en otro lugar: estoy en la playa y pienso en lo a gusto que estaría nadando en la piscina; estoy comiendo en un buen restaurante y pienso en la comida que tomé en otra ocasión; estoy de vacaciones y pienso en que cuando llegue al trabajo…; etc.

Qué es el Mindfulness o la atención plena

Podríamos decir que la práctica del Mindfulness o de la atención plena es nuestro recurso para recuperar la capacidad de vivir el momento presente haciéndonos totalmente conscientes de lo que ocurre en él.

Cada vez son más los estudios e investigaciones en el campo de la neurología y neuropsicología que demuestran que la práctica de la atención plena no sólo nos permite descubrir o re-descubrir las experiencias cotidianas viviendo más intensamente cada momento, sino que llega a producir auténticos cambios en la estructura y funcionamiento de nuestro propio cerebro.

Entre los efectos positivos de este tipo de práctica se han demostrado significativas mejorías en el funcionamiento del sistema nervioso general; en la recuperación de síntomas relacionados con la depresión, la ansiedad, adicciones, etc.; en la percepción del dolor y en la respuesta inmunológica de nuestro organismo. Se ha constatado incluso cómo llega a producir un engrosamiento de determinadas áreas cerebrales encargadas de regular entre otras: la respiración, la memoria de trabajo, la producción de serotonina (relacionada con estados de bienestar) y otros.

Práctica del Mindfulness o de la atención plena

Los ejercicios de Mindfulness provienen de algunas técnicas de meditación orientales. Para realizarlos no es necesario sentarse durante horas a meditar en una postura determinada sino que incluye distintas prácticas que podemos incluir en nuestro día a día de una forma relativamente sencilla.

Estas técnicas pueden desarrollarse de una manera más informal, con pequeños ejercicios que podemos realizar en cualquier lugar y en cualquier momento sin que interfieran lo más mínimo con nuestras actividades cotidianas, o bien podemos llevar a cabo una práctica más formal de algún sencillo ejercicio de meditación para lo que necesitamos disponer de un tiempo determinado.

En nuestro centro, podemos enseñarle sencillos ejercicios de Mindfulness o atención plena, lo que junto a otras pautas pueden ayudarle a mejorar su nivel general de bienestar e incluso superar algunos síntomas relacionados con la ansiedad y con el estado de ánimo.


Uso de cookies

Si continúa navegando acepta las cookies utilizadas por este sitio así como nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información.